099 847 955 | 092 207 385 | 4222 3411 info@renovablesdeleste.com

Son los sistemas que alcanzan el mayor grado de purificación. Conoce sus distintos tipos y elija cuál es el adecuado para su caso.

Este sistema llega a retirar hasta el 98% de todas los químicos presentes en el agua. Al tener esta alta capacidad purificadora son capaces de potabilizar aguas que antes de pasar por la ósmosis no lo eran, por contener altos niveles de contaminantes nocivos a la salud.

El precio y la calidad, de una ósmosis inversa

En el mercado de purificadores, hay algunos que nos deslumbran con su precio pero no con su calidad. Si quiere ahorrar, elija equipos que ofrezcan calidad dentro de lo que puede pagar. Estos bajos precios no solo se basan en una inferior calidad del producto, sino que también no están equipados con accesorios. La membrana también sufre este problema de calidad y nos afecta directamente, ya que no debemos olvidar que de ella depende la buena o mala purificación del equipo. En el tema que nos ocupa, que puede afectar directamente a nuestra salud, no vale la pena ahorrar.

Cuándo se recomienda el uso de la ósmosis inversa

El principal motivo que recomienda su uso, es el exceso de cal y otras sales. Convierte aguas muy duras, en aguas potables, más saludables y sabrosas de beber.

Por su puesto también se usa cuando se quiere consumir el agua más pura posible, independientemente de la calidad del agua de la cañería.

Necesito una ósmosis con bomba o sin bomba

Casi todos los modelos del mercado están disponibles con bomba de presión incorporada, o sin bomba. Esto está motivado por la necesidad de mantener la presión de trabajo de los equipos, ya que el agua debe atravesar 3 u 8 etapas de filtrado.

A la hora de escoger una planta depuradora de agua que use como sistema de tratamiento la osmosis inversa, la presión del agua será un factor determinante para acertar en su elección.

La osmosis inversa es un proceso físico, lo que significa que no usa sustancias químicas para purificar el agua. En su lugar, realiza un juego de presiones para que el agua atraviese la membrana semipermeable, encargada de purificarla. Sin la presión adecuada, por tanto, el agua no será capaz de atravesar la membrana para dejar atrás todos aquellos componentes contaminantes y nocivos para el organismo (en condiciones óptimas de presión, temperatura y calidad del agua de entrada, la membrana tiene una capacidad de retención del 95% – 99%). No existe una presión estándar para todos los equipos de osmosis inversa. Cada aparato necesita una presión mínima de trabajo (para poder funcionar) y una de máxima (para no dañar los componentes del aparato).

Para saber la presión del agua de red de tu casa, puedes usar un manómetro, que es un pequeño aparato con el que podrás medir los bares (unidad de medida de la presión del agua) y comprobar si hay golpes de ariete (principal causante de averías en tuberías e instalaciones hidráulicas y que consiste en cambios bruscos de presión).

Los modelos equipados con bomba, mantienen la presión más estable dentro de los niveles ideales para una óptima producción. Produciendo más rápidamente y en más cantidad el agua purificada, que los equipos que no incorporan bomba, rechazando menos agua al ser más eficientes. En cambio, los modelos sin bomba, pueden ser menos eficientes si la presión del agua de una zona se ve afectada, por lo tanto la planta depuradora no va a funcionar correctamente.

Los modelos más usuales:

Ósmosis de 5 etapas estándar

Son los modelos más económicos y populares. Bien instalados, proporcionan el agua para beber y cocinar que puede consumir una familia promedio. Es recomendable que use equipos de alta calidad ya que posiblemente el agua que sea filtrada tenga algunos químicos no buenos para nuestra salud y bienestar. Un equipo de baja calidad, purificaría algunos elementos nocivos, pero no todos para lograr un agua totalmente pura y sana.

Al tener el tanque de reserva separado del equipo purificador, ocupan bastante espacio a pesar de tener la posibilidad de instalar el tanque en otro lugar, ya que un solo tubo une el tanque al equipo.

Con el paso del tiempo, y sobre todo en aguas poco o nada tratadas, todos los sistemas de purificación se ven invadidos por algunas bacterias. Estas bacterias normalmente no son perjudiciales. Por esto, recuerde cambiar los cartuchos de dicho purificador cada 6 u 8 meses, para evitar que las bacterias agreguen sabores al agua que no queremos.

Ósmosis compacta

Este equipo es de los menos económicos del mercado, pero al tener precios altos, también cuentan con calidad. La cualidad más notoria es que se instalan a la vista y quedan bien estéticamente arriba de cualquier mesada de cocina.

Tienden a sufrir menos daños en sus filtros ya que son encapsulados, y estos se cambian junto con la carcasa. Esta cualidad los convierte en ideales para que puedas transportarlos fácilmente y obtener agua purificada donde quieras, como son las segundas residencias.

Ósmosis especiales

En esta nota podemos incluir varios modelos con especiales características. A continuación los describiremos.

Especiales para aguas muy duras: 

En principio, cualquier modelo de ósmosis puede ser transformado en este tipo de equipos. Las diferencias con los equipos normales, pasan por:

  • Mejorar la capacidad de lavado de la membrana.
  • Equipar un pretratamiento con más etapas, que evite la acumulación de sales en la membrana.
  • La utilización de una bomba que aumente la presión de trabajo.

Ósmosis de alta producción y de producción directa:

Ósmosis de alta producción:  Son sistemas equipados con potentes membranas, diseñados para dar una mayor cantidad de agua purificada. Estas membranas, de 200 GPD, las más usuales, necesitan de bombas de presión. El uso de estas bombas limita el tiempo en el que pueden estar produciendo agua, para no sobrecargar a la mismas.

No llevan depósito acumulador incorporado, por lo que el agua producida debe almacenarse en algún tipo de depósito, que no tiene por qué ser presurizado. Lo más usual es que viertan en un depósito, que por medio de un grupo de presión alimente a la casa.

Ósmosis de producción directa: ósmosis inversa de flujo directo o de producción directa, son equipos que no tienen depósito de acumulación, lo que los hacen ser más compactos, higiénicos y ecológicos.

El usuario obtendrá agua osmotizada de forma directa y sin acumulación previa, con tan solo abrir el grifo. Gracias al sistema sin depósito de acumulación, se suprime la posible fuente de contaminación propia de los sistemas de ósmosis con depósito acumulador.
Desarrollados bajo conceptos de eficiencia y ecología, estos modelos aseguran una fuente ilimitada de agua pura con alta producción, mínimo rechazo y alta eficiencia.

Sus principales desventajas; son modelos de alto coste de compra y de mantenimiento, por lo tanto el ahorro de comprar agua embotellada no se verá. En algunos modelos cada vez que abrimos la canilla, el primer agua producida tiene un sabor extraño, que es mejor no consumirla.