En busca de elementos más económicos que las células solares de silicio, como la perovskita, que está aún en investigación, los científicos descubrieron que si a este mineral se le agrega cafeína se logran paneles más eficientes, por lo tanto más energía.

La idea se originó cuando un grupo de científicos tomaban su café en la mañana, mientras debatían sobre las células solares de perovskita y uno de ellos bromeó sobre que estas placas, como nosotros, necesitarían cafeína para tener una mejor eficiencia.

Dicha broma provocó que el grupo recordara que el café es un compuesto de alcaloide con estructuras moleculares que perfectamente podrían interactuar con la perovskita, una estructura cristalina de varios compuestos.

Actualmente, científicos en todo el mundo estudian cómo hacer paneles solares más eficientes y económicos que las tradicionales de silicio y la perovskita se ha convertido en un buen elemento para dicho objetivo.

No obstante, por más que han habido avances, aún se investiga la forma de aumentar la estabilidad térmica de éstas células solares, mejorando su perovskita mediante la introducción de compuestos como el dimetilsulfóxido.

Pero, al llevarlo a cabo, los científicos han tenido dificultades para incrementar y estabilidad a largo plazo de las células solares hechas con este material; nadie había probado con la cafeína.

Yang Yang y su equipo, desde el Departamento de Ciencia e Ingeniería de la Universidad de California, añadieron la cafeína a una capa de perovskita de 40 células solares utilizaron espectroscopia infrarroja para determinar si la cafeína se había adherido con éxito al material.

Constataron que sí y que esta interacción aumentó la cantidad mínima de energía requerida para que la perovskita reaccionara, aumentando la eficiencia de la célula solar del 17 a más del 20 por ciento.

«Nos sorprendieron los resultados», dice Wang, quien añadió: «durante nuestro primer intento de incorporar cafeína, nuestras células solares de perovskitas ya alcanzaron casi la mayor eficiencia que logramos en el papel».

Pese a que la cafeína parece mejorar significativamente el rendimiento de las células que utilizan el material perovskita para absorber la luz solar, los científicos creen que la cafeína no sería útil para otros tipos de células solares.

La estructura molecular única de la cafeína solo permite interactuar con la perovskita, lo que significa que la mezcla de ambas puede dar ventaja en el mercado.

Fuente: Montevideo Portal