En la sesión del miércoles, la Cámara de Diputados de Entre Ríos aprobó por unanimidad de sus miembros, un proyecto de resolución del diputado provincial, Alberto Rotman (Cambiemos), por el que se expresa «profunda preocupación por el comienzo de perforaciones en la vecina República Oriental del Uruguay que se están llevando a cabo en la localidad de Cerro Padilla, Paysandú y una posible nueva perforación en Cerro Chaga en Salto» que contaminarían el Acuífero Guaraní.

«Estas perforaciones tienen autorización de la dirección nacional de Medio Ambiente de ese país, para llegar, en principio, hasta 1.400 metros de profundidad o sea que estas perforaciones deben pasar y atravesar el Acuífero Guaraní que se encuentra a una profundidad variable, generalmente cercana a los 1.000 metros, peligrando ciertamente su contaminación», explicó Rotman en su iniciativa.

«Esta gigantesca reserva mundial de agua dulce está en nuestro suelo, en nuestro país y es nuestra obligación indelegable cuidar esta riqueza de las posibles contaminaciones que nosotros, los seres humanos, podemos producir por acción u omisión. En el caso que hoy nos ocupa, la perforación de pozos que pasarían a través de Acuífero en busca de petróleo tienen peligro cierto de que esta riqueza actual y futura sea contaminada», señaló Rotman.

Luego recordó que las funciones de los acuíferos «son las de almacenar agua dulce, producir agua para el consumo humano, funciones industrial y agropecuario (función productora), suministrar agua para mantener los cursos superficiales, alimentar de agua a esteros y otros humedales, evitar inundaciones, absorbiendo el exceso de agua de las lluvias intensas , almacenar agua como reserva estratégica para épocas de escasez de lluvias y proveer el agua subterránea como fuente de energía eléctrica o térmica, entre otros aspectos. El agua de la que se abastece cerca del 64 % de la población de la región Litoral no está a la vista, sino que se encuentra varios metros bajo tierra. A una profundidad mayor que los reservorios que se utilizan para extraer agua de consumo, se encuentra una de las reservas más grandes del planeta, el Acuífero Guaraní que últimamente ha cobrado trascendencia. Su aprovechamiento se multiplicó y a la par se manifestó la ausencia de información oficial y la preocupación por su conservación».

El Acuífero Guaraní se reabastece con el agua de las lluvias que penetra en las fisuras de las rocas en las áreas de afloramientos en una cantidad de cerca de 80 Km3 de recarga por año, que es el volumen de agua que podría ser utilizada constantemente. En algunas regiones, la presión natural hace que el agua surja sin necesidad de bombeo, pudiendo alcanzar un caudal de 300 litros/segundo.

Abarca en la Argentina unos 225.000 kilómetros cuadrados de extensión, 840.000 kilómetros cuadrados en Brasil (en ocho estados), 71.700 en Paraguay y 58.500 en el Uruguay (en total 1,2 millones de kilómetros cuadrados). El agua dulce es y será una de las riquezas más importantes del mundo. Brasil es el país mejor posicionado: tiene 56 mil kilómetros cuadrados en ríos; el 12 por ciento del agua dulce del planeta y el 53 por ciento de América del Sur, y la mayor parte de esta riqueza proviene del Acuífero Guaraní. Este acuífero es una de las reservas de agua dulce de calidad, más grandes del mundo, con sus 45.000 Km³ de agua podría abastecer a la población mundial durante 200 años (teniendo en cuenta un consumo de 100 litros al día per cápita).

El agua subterránea representa una cantidad 30 veces mayor. El área del Acuífero Guaraní está concentrada en las zonas de producción agropecuarias más importantes de cada uno de los cuatro países y abarca una población aproximada de 24.000.000 habitantes. Según la Secretaría General del Proyecto Acuífero Guaraní, la extensión del mismo es de 1.190.000 Km, de los cuales en el territorio paraguayo están ubicados 70.000 Km, correspondiendo una parte al área de recarga y otra parte está confinada por los derrames de la Formación Alto Paraná (40%).

Estudios realizados han revelado que las aguas del Acuífero Guaraní todavía están libres de contaminación. Sin embargo, considerando que el área de recarga coincide con importantes áreas agrícolas brasileras y paraguayas, donde se utilizan intensamente plaguicidas, serán necesarias medidas urgentes de monitoreo y reducción de la carga de agrotóxicos, para evitar la posible contaminación del mismo con esos agentes contaminantes.

Fuente: Diario del Sur Digital

Consecuencias en Uruguay

La Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) aplicó una multa de más de 50.000 dólares a la empresa Schuepbach Energy Uruguay por un derrame de lodo con productos químicos, mientras perforaba en busca de petróleo en Cerro Padilla, en Paysandú.

La sanción impuesta por la Dinama fue de 1.500 Unidades Reajustables (1,6 millones de pesos), dijo en Informativo Carve Raúl Viñas, del Movimiento “Uruguay Libre de Megaminería”.

Viñas informó además que hubo un segundo derrame de lodo con productos químicos, que ocurrió en diciembre pasado y fue en el segundo pozo.

En ese entonces se vertieron por una fisura unos 220.000 litros de sustancias químicas que terminaron en el subsuelo en la zona del Acuífero Guaraní, aseguró el ambientalista que accedió al documento de Medio Ambiente.

La Dinama ya solicitó un informe externo para evaluar posibles daños a la reserva natural.

El acuífero necesitará entre 80 y 100 años para recuperarse si se constata que hubo contaminación, indicó Viñas.