Amazon, el fenómeno mundial que envía millones de paquetes directo a los domicilios de sus clientes, se suma al plan ecológico.

En febrero comunicó sus planes para llevar a cabo que en todos sus servicios no se emitan con carbono para el 2030.

Tratando de alcanzar su meta, propondrán utilizar energía renovable, entregarán paquetes en automóviles eléctricos y presionarán para que sus proveedores rediseñen sus envases.

Tanto McDonald’s como Coca-Cola y otras grandes empresas han anunciado planes similares al de Amazon, ya que generan cantidad de residuos, y así atraer clientes preocupados por el medio ambiente.

Amazon llamó a su plan “Envío Cero” y planea compartir su huella de carbono públicamente a fines de este año.

La empresa también contó que ha pasado años trazando su mapa de su huella de carbono y tratando de descubrir formas de reducir el mismo.

“No será fácil lograr este objetivo, pero vale la pena centrarse e insistir en esta visión y estamos comprometidos a llevarla a cabo”, dijo Dave Clark, vicepresidente de operaciones mundiales de Amazon.